Una quincena de voluntarios realizan tareas de limpieza y cuidado en la Reserva de la Biosfera marinas coruñesas y Terras del Mandeo

Una quincena de voluntarios realizan tareas de limpieza y cuidado en la Reserva de la Biosfera marinas coruñesas y Terras del Mandeo.

Cristina Pichel explicó que esta actividad se pone en marcha al amparo del Programa de voluntariado ambiental intergeneracional, que ofrece un completo programa de actividades que impulsan valores medioambientales.

Belén do Campo subrayó que uno de los objetivos de esta iniciativa es fomentar el respeto por el patrimonio natural que atesora Galicia a través de acciones de retirada de especies exóticas invasoras, limpieza o catalogación, entre otras.

La directora general de Juventud, Participación y Voluntariado, Cristina Pichel, y la directora general de Patrimonio Natural, Belén do Campo, visitaron a la quincena de voluntarios que están realizando tareas de limpieza y cuidado de las Marinas Coruñesas y Terras del Mandeo, al amparo del Programa de voluntariado ambiental intergeneracional de la Xunta de Galicia.

Esta es la segunda cita enmarcada en esta iniciativa autonómica después de que el fin de semana pasado se celebraran las primeras actividades en la Reserva de Biosfera Ribeira Sacra y Sierras del Oribio y Courel y en el Xeoparque Montañas del Courel.

Cristina Pichel explicó que esta iniciativa, que alcanza su segunda edición, ofrece un completo programa de actividades gratuitas que impulsan el cuidado por uno de los grandes tesoros de Galicia, su patrimonio natural. Así, este fin de semana las personas participantes eliminarán especies alóctonas y exóticas invasoras en el entorno de Ponte do Porco y realizarán tareas de limpieza y observación de aves y cetáceos en la ruta Monumento Natural Costa de Dexo, entre otras actividades.

Por su parte, la directora general de Patrimonio Natural, Belén do Campo, incidió en que la finalidad de este programa es potenciar y fomentar el respeto por el patrimonio natural de Galicia a través del impulso de acciones de voluntariado en alguna de sus “joyas medioambientales”. En este sentido, subrayó la importancia que tienen este tipo de intervenciones, que incluyen tareas de eliminación de especies exóticas invasoras, limpieza o catalogación de fauna y flora sobre lo terreno, entre otras, para una Comunidad donde, recordó, el 42% del territorio está amparado bajo alguna figura de protección.

En esta segunda edición de la iniciativa, puesta en marcha por las Consellerías de Política Social y de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda, se incrementaron las plazas en un 18% hasta alcanzar las 270 después del éxito alcanzado por esta propuesta en su primera edición. Las actuaciones se llevarán a cabo todos los fines de semana hasta el 11 de septiembre.

Espacios naturales

En los próximos meses están programadas una veintena de acciones en los seis parques naturales gallegos —Baixa Limia-Serra do Xurés; Corrubedo e lagoas de Carregal e Vixán; Monte Aloia; Serra da Enciña da Lastra; O Invernadeiro; e Fragas do Eume—; en el Parque Nacional marítimo-terrestre das Illas Atlánticas; en seis de las siete reservas de biosfera que hay en la Comunidad—Terras do Miño; Eo, Oscos e Terras do Burón; Ancares Lucenses e Montes de Cervantes, Navia e Becerreá; Mariñas Coruñesas e Terras do Mandeo; Xurés-Gêres; e Ribeira Sacra e Serras do Oribio e Courel—, así como en otros espacios protegidos relevantes como el Xeoparque Montañas do Courel.

En cada uno de ellos el trabajo de los participantes se centrará en la realización de tareas de limpieza, señalización, eliminación de especies exóticas invasoras o catalogación de fauna y flora. Además, el programa procura fomentar la cooperación y el trabajo desinteresado desde una perspectiva intergeneracional.